<data:blog.pageTitle/>

This Page

has moved to a new address:

http://www.mamirami.es

Sorry for the inconvenience…

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
Mamirami: 10 estupendas razones para decir NO a un tacatá

jueves, 7 de marzo de 2013

10 estupendas razones para decir NO a un tacatá


Recuerdo que llegado el momento pensé en la posibilidad de hacerme con un andador para mi hijo y enseguida descarté la idea, pensé que no debe ser muy buena idea poner a los niños a andar antes de estar realmente preparados, y menos aún, quitarle la opción del gateo, tan natural y necesaria.

Me puse a investigar sobre el tema de los andadores y conseguí reafirmar mi teoría: Los andadores no sólo no están recomendados además son peligrosos.


Estaba haciendo un post muy cuidado sobre por qué los andadores no son un buen amigo para tu hijo, pero me estaba quedando demasiado extenso y abrumador, así que he decidido hacerlo breve pero intenso, et violá:

10 razones maravillosas para no usar un tacatá con nuestros hijos:

  1. Inhibe el gateo el cual es estupendo y muy necesario para el correcto desarrollo del bebé tanto a nivel cognitivo como a nivel motor. Esto es lógico ¿Quien querría esforzarse en gatear si puede desplazarse sin casi esfuerzo en un andador? ¿Quién puede aprender a gatear si está todo el día metido en un tacatá?
  2. El hecho de forzar a unos músculos que aún no están maduros para ni preparados para caminar, puede derivar en malas posturas cuando se desplace andado posteriormente.

    (Nota: Estando una vez esperando en el pediatra, vi a un niño de dos años que andaba sólo de puntillas, era incapaz de apoyar la planta del pie entera para caminar ¿A qué postura os recuerda? ¿A la que tienen los niños cuando van en el andador quizás?)
  3. La velocidad a la que puede desplazarse el niño en un andador es considerablemente superior a la que alcanzaría gateando con lo que el niño no controla realmente la velocidad a la que se desplaza y esto es un grave riesgo que puede derivar en accidentes.
  4. Según la Asociación Española de Pediatría, el andador es la segunda causa de accidentes en niños en el segundo semestre de vida. Cuadriplica el número de caídas por escaleras, y aumenta significativamente los accidentes por quemaduras o intoxicaciones (al alcanzar a sitios que sin el andador sería imposible) y caídas del propio tacatá (con riesgo de asfixia).
  5. El pequeño que inicia el gateo y aprende a incorporase aprende solito. Se mira los pies al caminar, desarrolla sus capacidades táctiles y visuales, aprende del ensayo- error... Un niño en un andador está privado de todo esto.
  6. El hecho de ver su cuerpo en movimiento mientras los pequeños se desplazan es fundamental pues les ayuda a asimilar y aprender a desplazarse.
  7. Su uso está cuestionado y desaconsejado en muchos países, como por ejemplo, en EEU- Otros como en Canadá, su uso está directamente prohibido así como su publicidad, comercialización y exportación. 
  8. El andador no permite a los niños desarrollar el sentido del equilibrio.
  9. El hecho de forzar a las piernas y a los pies a andar cuando aún no pueden soportar su propio peso, puede derivar en malformaciones en rodillas y pies.
  10. Y la más importante: No reporta ningún beneficio.


    Respetemos las etapas de desarrollo de nuestros niños


     

Etiquetas:

15 comentarios:

A las 7 de marzo de 2013, 11:11 , Blogger Monstrua ha dicho...

Sí, yo tenía entendido que muy bueno no era. Y lo de las deformaciones también lo había oído/leído por ahí.

¡Si es que tenemos tanta prisa a veces...!

 
A las 7 de marzo de 2013, 11:46 , OpenID diariodeunaendorfina ha dicho...

Ostras!! pues no tenía ni idea!!

Lo tendré en cuenta ;)

Besoteeee

 
A las 7 de marzo de 2013, 12:02 , Blogger adormir ha dicho...

Algo de esto habia oido por algun sitio.
Yo tampoco le compré jamás un andador. Primero porque me daba pereza gastarme más dinero en aparatos que solo me quitan espacio y estorban. Y luego porque queria me parecia mejor que mi peque empezará a andar cuando ella estubiera preparada, a su ritmo y sin presiones de ningun tipo.
Un abrazo. Muy buena entrada! Besos

 
A las 7 de marzo de 2013, 12:30 , Blogger María Isabel ha dicho...

Estoy muy de acuerdo contigo, yo con mi hijo mayor lo usé -en mi ignorancia- un par de veces (uno que me habían prestado) pero cuando empecé a leer que era muy malo para su desarrollo motriz lo devolví. Lo más triste es que muchos padres los usan para "aparcar" al niño ahí y que no les moleste. Y luego se quejan y se sorprenden de que no gatea... Felicidades por el post!

 
A las 7 de marzo de 2013, 16:52 , Blogger El Horno de mami ha dicho...

Estoy totalmente de acuerdo, además es muy peligroso. La hija de una amiga se cayó por una escaleras con uno y como iba dentro no pudo poner las manos para protegerse, menos mal que todo se quedó en un susto.

 
A las 7 de marzo de 2013, 16:54 , Blogger Canijilla-Brujilla ha dicho...

Yo lo he desaconsejado siempre, pues ya en la carrera(magisterio infantil) no hablaron de los problemas que pueden llegar a causar, y entonces investigando descubrí que son peores de lo que nos decían... Total, que es mejor dejar que los peques se desarrollen solitos. Muy buena la entrada.

 
A las 7 de marzo de 2013, 16:56 , Blogger Aída Boj ha dicho...

Buenas! ^_^

Como te decía en mi tweet mi hija mayor si lo usó y en su caso no lo vi negativo y me explico.

Mi pequeña ya gateaba, y mucho, con lo que varios puntos que tú comentas pues a ella no le afectaba.

Vivíamos en casa de mis abuelos, con lo que no habían escaleras ni nada, tampoco teníamos nada a su altura con lo que pudiese dañarse.

También se de gente que usan el andador como si fuera un parque y los niños pasaban horas muertas en él. En mi caso eran periodos muy cortos mientras por ejemplo le hacía la comida y no quería que gatease porque estaba el suelo mojado o algo. Normalmente mi hija aprendió a andar en su parque.

Opino que todo en exceso es negativo para los bebés, y que depende mucho de las circunstancias que rodeen a ese bebé.

Al igual que hay niños que tiran una barbaridad de horas en una trona, cuando es más recomendable la posición tumbada que la sentada.

En fin, con mesura y cuidado, tampoco lo veo tan grave.

Un beso guapa!

 
A las 7 de marzo de 2013, 17:01 , Blogger Aída Boj ha dicho...

Perdona, pero me acabo de dar cuenta de coooomo me he enrrollado, sorry.

 
A las 8 de marzo de 2013, 9:01 , OpenID sradiaz ha dicho...

La hija de una amiga no aprendió primero a andar, pero sin gantear, y ellos no usaron andador, simplemente la niña no quería gatear. Con su hermana a pasado todo lo contrario, no quería dejar de gatear por nada en el mundo.
Me parece muy interesante tu entrada con todos ésos contras. Es bueno saber que pasa realmente con los andadores.

 
A las 8 de marzo de 2013, 9:39 , Blogger El papá de Joan Petit ha dicho...

Nosotros también leímos que no era muy recomendable, así que Joan no lo ha usado. Recuerdo perfectamente sus primeros esfuerzos por ponerse de pie y dar pasitos... no hace tanto tiempo, pero como avanzan tanto en pocos meses parece que ha pasado una barbaridad.

 
A las 11 de marzo de 2013, 15:04 , Blogger lamamá demirubio ha dicho...

Yo aquí he pecado. Sé que no es bueno, y el mejor ejemplo lo tengo en casa, pues el rubio padre tiene las piernas algo arquedas, y yo creo que es a raiz del andador. Pero tengo que decir que con mi rubio algo sí que lo he usado, aunq fue una vez ya aprendió a gatear y no había manera de tenerlo controlado cuando yo cocinaba o tendía fuera, por ejemplo. Por otro lado, mi casa no tiene escaleras ni nada a lo que él no tenga que llegar, porque ya me he encargado de hacerla lo más apta posible para el peque, y como dice Aída Boj creo que las cosas con mesura se pueden hacer, lo que no, claro, es tener al niño ahí metido durante horas, que seguramente sería lo que hacía mi suegra con mi chico. Ahora mi bebé (ya no tan bebé) va andando por ahí a sus anchas, ya controla muy bien, pisa con la suela correctamente (me acabo de fijar al leer lo que pusiste!) y no parece que le haya quedado ninguna secuela. Un beso preciosa!! :)

 
A las 30 de mayo de 2013, 9:03 , Anonymous maria jose ha dicho...

Pues yo puse a mi niña alos 6 meses en el tacata, alos 8 gateo y alos 10 se levanto
y a andar... pienso k iwal si tan peligroso es k ya los hubieran sakad dl mercado...

 
A las 30 de mayo de 2013, 20:58 , Blogger blank ha dicho...

Ojalá alguien me hiciera caso!
Cuando comenté que las mochila que nos dejaron me tacharon de loca si ahora dijo lo del andador me quemarán directamente por hereje !!!!
Intentare ir dando largas.... Para evitar comprar uno !

 
A las 30 de mayo de 2013, 20:58 , Blogger blank ha dicho...

Ojalá alguien me hiciera caso!
Cuando comenté que las mochila que nos dejaron me tacharon de loca si ahora dijo lo del andador me quemarán directamente por hereje !!!!
Intentare ir dando largas.... Para evitar comprar uno !

 
A las 31 de mayo de 2013, 21:16 , Anonymous Arusca ha dicho...

Yo no lo hE usado con ninguno de los tres. No conocía algunas de tus razones, pero otras sí, como el forzar músculos antes de tiempo o el riesgo de caídas. Así que lo descartamos desde el principio, aunque hubo quien nos lo recomendó fervientemente. Me alegra que hayas publicado esta entrada para dar a conocer sus contras ;-)
¡Besotes!

 

Publicar un comentario

En Mamirami nos encanta leerte, déjanos tu comentarios :)

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal