<data:blog.pageTitle/>

This Page

has moved to a new address:

http://www.mamirami.es

Sorry for the inconvenience…

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
Mamirami: Yo no quiero conciliar

miércoles, 7 de agosto de 2013

Yo no quiero conciliar



Escribo estas líneas en un estado anímico triste, con una más que evidente ansiedad, sin ganas casi de pulsar las teclas, un tanto abatida... pero necesito expresar mis sentimientos, con la esperanza de que así pueda sentirme mejor.

Desde que empecé las prácticas, hará dos semanas, todos las mañanas cuando ha sonado el despertador he mirado a mi hijo durmiendo a mi lado y he deseado que el tiempo se detuviera para poder seguir dormida abrazada a él, cuando he tenido que girarme para marcharme y he dejado a mi hijo llorando y llamándome, me he sentido estallar en mil pedazos, me he sentido caer en la más absoluta tristeza y he deseado de corazón tener la valentía de mandarlo todo a la mierda y no separarme de mi cachorro ni un segundo.

Esta semana he pasado unos días en el pueblo en el que he sacado jugo a cada minuto, disfrutando de lo maravilloso de no tener que mirar el reloj, de despertar junto a mi hijo y dejar pasar los minutos mientras le ofrezco mi leche y mis besos de buenos días y él me abraza y me sonríe porque no me tengo que ir, porque no tengo prisa. 

Hemos ido al parque a descargar risas y retozos, sin preocupaciones, sin violaciones de los tiempos de juego por cenas sin terminar o lavadoras sin tender. 

Hemos recogido moras y nos hemos embadurnado en su jugo, en tierra y sol, hemos detenido el tiempo.

Y hoy, a la vuelta, me he pegado de cara con la rutina, el madrugar, el separarme de mi hijo aunque sólo sean unas horas, las prisas, las lavadoras, las cenas y la puta maldita realidad del trabajo y el puñetero dinero.

Y se me llenan los ojos de lágrimas pensando en que mañana volverá a sonar el despertador y tendré que salir corriendo, que me pasaré las horas contando cada minuto pensando cómo estará mi cachorro, que me maldeciré por no tener la valentía ni la opción de quedarme a su lado dejando que el tiempo simplemente fluya, pero sin hacer daño.

¿Por qué duele tanto? Me pregunto. Creo que la respuesta es clara: No estamos preparadas ni diseñadas para separarnos de nuestras crías. Estamos diseñadas para estar a su lado, protegerlos y sacar jugo a cada instante a su lado.

Yo no quiero conciliar, no quiero horarios reducidos, no quiero un reconocimiento social por ser madre trabajadora, no quiero medallas ni enhorabuenas, ni promesas de días libres ni de horas de lactancia, no quiero nada de esto, yo quiero quedarme al lado de mi hijo y tener la oportunidad de crecer con él, formarme a su lado, trabajar con él rondándome cerca y poder parar y abrazarle cada vez que cualquiera de los dos lo necesite.

Escribo estas líneas con las lágrimas resbalando por mi cara. Yo no quiero conciliar trabajo y maternidad, quiero fusionar maternidad y trabajo.



Edito para comentar que las prácticas que estoy realizando y las que me refiero no son de asesora de Lactancia (esas aún no las he comenzado) sino de un curso que hice aproximadamente un mes. Si bien no es un trabajo como tal, estoy 5 horas igualmente en mi puesto de trabajo (que no está resultando gratificante, pues no estoy haciendo nada relacionado con el propio curso) y dichas prácticas las realizo para poder terminar el curso y obtener la certificación que me permita aspirar a un trabajo relacionado con el curso. Las prácticas no son aplazables ni puedo renunciar a ellas si quiero terminar el curso y ese es mi objetivo final, porque si bien creo que la política de conciliación en España es irrisoria, eso no quita para que tengamos que ganarnos el pan igualmente, y ya que tenemos que hacerlo, por lo menos, que sea en algo que nos llene y nos proporcione satisfacción: ese es mi objetivo.

Etiquetas:

59 comentarios:

A las 7 de agosto de 2013, 0:29 , Anonymous Anónimo ha dicho...

las 4 últimas palabras son el sueño que todas querríamos hacer realidad!
animo! mucho ánimo y piensa que cada minuto q pasa es uno menos q queda!
Bárbara.

 
A las 7 de agosto de 2013, 1:32 , OpenID lanavedelbebe ha dicho...

Muchos ánimos, ojalá, ojalá se pudiera! Y maldito sea el día en el que la mujer decidió que tenía que trabajar fuera de casa porque era igual que el hombre... Yo no quiero ser igual que el hombre, quiero ser MUJER y cuidar de mis crias, y querer a mi marido con locura también porque nos pueda proporcionar un hogar y una estabilidad para hacerlo, pero no, he de trabajar fuera, porque todo es el doble de caro que antes,claro, ahora entran dos sueldos en las familias... Es injusto :-(

 
A las 7 de agosto de 2013, 2:49 , Blogger Canijilla-Brujilla ha dicho...

Tu última frase me ha llegado al alma, a lo más profundo. Lloro al leerte sólo de imaginar la angustia. Por suerte sigo en paro, porque la que era mi jefa no me ha llamado a trabajar este verano, y aprovecho cada segundo con mi Canija, sólo de pensarlo me pongo a llorar, yo quiero un trabajo para sobrevivir, y no una vida para trabajar. Un beso preciosa , con palabras así nos haces emocionar.

 
A las 7 de agosto de 2013, 4:23 , Blogger Avencia ha dicho...

Yo me sentí muy cumpable de dejar mi trabajo para estar con mi bebé, de 3 meses por entonces. Y cuando entendí que era lo natural no estar preparada para dejarlo y separarme y que el problema lo tenía la sociedad se me quitó la culpa! Una pregunta, las prácticas son de asesora de lactancia? Yo estoy empezando a hacer visitas y la separación duele mucho menos! Sarna con gusto...

 
A las 7 de agosto de 2013, 5:34 , Blogger Zary ha dicho...

Un abrazo. Te entiendo y quisiera poder decir más.

 
A las 7 de agosto de 2013, 8:18 , Blogger Raquel ha dicho...

Te entiendo perfectamente teta...pero la realidad es otra, de sueños no se vive desgraciadamente, no nos queda otra que ir a buscar el pan para nuestros hijos. Se que es duro, lo he vivido y vivo en mis propias carnes, tu lo sabes, al final el ser humano se acopla a todo , a sus circustancias.
De todas formas ya te lo dije el otro día, son dos meses loq ue tienes que estar solo por la mañana, tómatelo como un tiempo para ti, desconecta un poco, que la mujer también necesita su espacio, y piensa que lo que haces es para ir a mejor, y que cada cosa que haces lo haces por y para tu hijo, porque es así, cuando somos madres es así, pensamos para ellos. Te puedo asegurar que Rami cuando te vayas se queda tan bien y tranquilo,que se queda con su padre unas horitas que no les vendrá nada mal a ellos.
Ánimo y pá alante, con dos ovarios bien grandes leñe!
Besitos apretaos

 
A las 7 de agosto de 2013, 10:04 , Blogger lyjumi ha dicho...

Te entiendo y yo paso por lo mismo todos los días y aún en este último año no he tenido la opción si quiera de coger vacaciones ni se cuando las tendré porque en mi empresa te avisan las cosas de un día para otro. Peeeero no nos queda otra porque hay que trabajar. Yo también quiero ser madre y quiero criar a mi hijo y tenerlo conmigo pero hasta que ese día llegue al menos me conformo con horarios más racionales, comprensión por parte de la sociedad y seguir exprimiendo segundos para luego al menos usar el recuerdo de los juegos con mi hijo y su gran sonrisa para tener energía para afrontar mi trabajo de m.....

 
A las 7 de agosto de 2013, 10:10 , Blogger adormir ha dicho...

Le dejas para ir a hacer practicas como asesora de lactancia? Eso es lo que tu mas deseabas no?
Intenta disfrutar de tu entrenamiento como asesora.
Yo pasé por la separación con mi hija muy pronto (8 meses tan solo) y fue horrible. Ahora hace tiempo que estoy en casa y disfruto del dia a dia con mi hija pero en septiembre empezara el cole y sera de nuevo un drama para ambas aunq sepa que luego lo disfrutara mucho. Por otro lado sé que algun dia, cuando mis niñas sean un pelin mayores, mi cuerpo me pedira de nuevo un trabajo dnd poder desconectar, socializar y realizar de algun modo...
Ánimo guapa.

 
A las 7 de agosto de 2013, 12:59 , Blogger Let ha dicho...

Elena,he llorado contigo. He llorado porque hace dos meses, cuando mi peque sólo tenía 5, tuve que volver a trabajar. Y tuve que hacerlo con una jornada completa maratoniana porque nuestra economía familiar no me permite reducir mi jornada (algo hubiera sido algo). El caso es que lloré y lloré. Y gracias a vuestro apoyo tuitero conseguí sentirme mejor, pero no dejó de doler. Y sigue doliendo ahora, duele cuando se queda en la guarde y duele cuando se queda con los abuelos porque yo todo lo que quiero es hacerle reír y jugar con él y amamantarle y cuidarle como sólo yo puedo hacer. Porque todo lo demás son parches, incluído mi marido que le adora, pero no es su madre. Y me rasga por dentro y no entiendo una sociedad que deja que sus crías las críen otros, que se inventa una profesión ("educador infantil", muy heavy) para que nosotras volvamos a la rueda y coticemos.
Te entiendo Elena, desgraciadamente te siento muy cerca.

Un beso enorme y muchísimo ánimo. No estás sola.

 
A las 7 de agosto de 2013, 13:28 , Blogger Pepita Pérez ha dicho...

Te entiendo y te mando un abrazo. Yo renuncié a mi trabajo, dejé de ser rentable cuando tuve a mi hijo y no estuve dispuesta a trabajar horas extras y menos "de gratis", mi hijo estaba primero. El trato fue de denuncia: no me pagaban(tampoco es que lo hicieran regularmente antes),mucha presión,acoso 24 horas con proyectos imposibles y para "ya"(mails y llamadas a horas intempestivas). Al final "negocié" con la empresa y me largué(que es lo que querían), fue de las mejores decisiones que he tomado nunca.

Económicamente fue un palo, pero vamos tirando con nuestros ahorros. El tiempo con mi hijo es la mejor inversión del mundo.

Mis circunstancias fueron diferentes, pero en tu caso, si es un periodo a corto plazo y algo que te gusta y te aporta una experiencia que te será de utilidad, seguro que lo llevas lo mejor posible. Pero si tanto tu hijo y tu sufrís...¿no sería posible postponerlo un poco?

 
A las 7 de agosto de 2013, 14:31 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo estoy en tu misma situación ahora mismo, y será por eso que comprendo cómo te sientes porque yo estoy exactamente igual.. me compensa simplemente al entrar en casa de vuelta del trabajo y encontrarme lo primero de todo con mi bebé que me recibe con su gran sonrisa en la cara. Lo de fusionar maternidad y trabajo, debería ser una realidad pero desgraciadamente, hoy por hoy pienso que es una utopia, un imposible para la mayoría de nosotras.. culpables? principalmente la sociedad actual que nos ha generado obligaciones y necesidades (algunas demasiado absurdas) Nos guste o no, es la triste realidad!

 
A las 7 de agosto de 2013, 15:40 , Anonymous Anónimo ha dicho...

A mí aún me queda un mes de baja y ya lloror solo de pensar en volver al trabajo... Me ha encantado tu post porque describe perfectamente cómo nos sentimos muchas. Lo comparto, con tu permiso. :)

Cris

 
A las 7 de agosto de 2013, 16:26 , Anonymous Emy Cooks ha dicho...

Ay, siento su angustia y quisiera ayudar pero asi es la triste realidad. Diosito te guiara. Bendiciones.
Mama es todo y es agridulce pero vale la pena! Fuerte Abrazos!

 
A las 7 de agosto de 2013, 17:41 , Anonymous miriam ha dicho...

Te entiendo y lloro a la misma vez, porque, aunque parezca cruel, doy gracias a esta crisis que me permite fusionar maternidad y trabajo. Pero lo que he perdido no se recuperara. Muchos besos y fuerza

 
A las 7 de agosto de 2013, 17:49 , Blogger Inma García Núñez ha dicho...

Yo sí quiero ser igual que el hombre. Y mi marido quiere ser igual que yo. Él también querría pasar el día cuidando de nuestro hijo y de nuestra hija. Él también tiene derecho, pero los dos no podemos porque ¿de qué viviríamos? ¿Te parece justo decir que no quieres ser igual que el hombre? ¿Es qué la madre es más madre que el padre es padre? Comprendo tu sentimiento, yo también lo he vivido, pero muchas mujeres y algunos hombres han luchado mucho para que todos y todas tengamos los mismos derechos como para que ahora una corriente retrógrada de teta, colecho y no sé qué más quiera volver a meter a la mujer en su casa cuidando de sus hijos y llevándole las zapatillas al marido y deje de ser parte activa de la sociedad, de la realidad en la que vivimos y decidimos el futuro, también, de nuestros hijos e hijas. Piénsalo.

 
A las 7 de agosto de 2013, 22:25 , Blogger Juana ha dicho...

Yo lo hice realidad, todo lo que tú has escrito lo hice realidad con mi primera hija y los lazos son extraordinarios y hay mucha confianza, igual que muchas peleas... Pero decidí dejar mi vida profesional y mi marido también, a pesar de no estar la cosa para echar cohetes, pero nos arriesgamos, trabajábamos unos días a la semana y el resto disfrutábamos de lo lindo....
Cuando llegaron al mundo mis mellizos, la cosa cambió en rotundo tras un invierno precario economicamente.... y me voy corriendo al amanecer, cuando todos duermen con el corazón roto... pero debo hacerlo si quiero disfrutar de ellos. La relación con Berto y Nerea no es la misma que con Victoria, la mayor... pero es lo que ahora les puedo ofrecer... Y si pudiera elegir elegiría tener 40 horas al día para estar con ellos, pero eso no puede ser... Por ahora...

Un abrazo grande

 
A las 7 de agosto de 2013, 23:58 , Blogger mariel ha dicho...

caramba, Inma, yo pensaba que la lucha de muchas mujeres y algunos hombres era para que cada mujer pueda DECIDIR qué quiere hacer...

 
A las 7 de agosto de 2013, 23:59 , Blogger mariel ha dicho...

Te entiendo totalmente, yo renuncié a uno de mis trabajos y al otro voy con mi pequeño a cuestas. No nos van a separar hasta que estemos listos, y chau. Espero que con el tiempo puedas encontrar la solución que se adapte a tu familia, las mujeres somos muy creativas!! Un abrazo

 
A las 8 de agosto de 2013, 3:34 , Anonymous Silvia Vargas ha dicho...

Creo que educar a los hijos es la labor más importante y debería ser más apoyada. Así como se otorgan becas a un proyecto o una carrera universitaria, la formación de un ser humano debería ser incentivada. Hablo en serio, yo decidí tomar la excedencia en mi trabajo para estar con mi hijo y económicamente es duro, pero sé que será invaluable para su desarrollo y es completamente satisfactorio para mí. Se que estás persiguiendo un sueño y desde aquí te digo ¡ánimo! Todas las ideas que han cambiado al mundo parecían locuras al principio, y comparto tu cruzada de lograr fusionar maternidad y trabajo.

 
A las 8 de agosto de 2013, 7:53 , Blogger Judith Aparicio ha dicho...

es posible postponer las practicas de asesora de lactancia y estar con tu hijo más tiempo? o... puedes llevarlo contigo, o ... puedes llevar a su papa y a tu hijo contigo? Creo que si tu trabajo tiene que ver con la lactancia puedes fusionar tu deseo de trabajar y tu deseo de estar junto a tu hijo. Tienes un blog precioso ! Lo importante es que hagas lo que te dice el corazón ... los primeros 3 años la fusión es muy grande, no estás sola... besos, Judith

 
A las 8 de agosto de 2013, 9:31 , Blogger Chise ha dicho...

Yo no quiero quedarme en casa llevándole las zapatillas al marido, pero ojalá uno de los dos -y preferiblemente yo porque el por suerte o desgracia no puede amamantar- pudiera quedarse en casa haciendo lo que es natural, cuidar de los hijos. La "liberación" de las mujeres en realidad lo que hizo fue jodernos un poco a todas :(

 
A las 8 de agosto de 2013, 9:49 , Blogger Let ha dicho...

Inma, viva la empatía. Seguro que Elena lo que necesita en este momento es que le hables de una "corriente retrógrada". Cuantísimo respeto destilan tus palabras. Desde luego no entiendes nada. No se trata de cuidar al marido, sino al hijo. Se trata de avances en políticas sociales que nos protejan para que podamos hacer realidad el cuidado de nuestros hijos y tengamos un trabajo a la vuelta. Pero si para ti se trata de llevar las zapatillas y quedarse en casa allá tu. Yo he leído otra cosa. Será que no me he limpiado bien las gafas.

 
A las 8 de agosto de 2013, 9:53 , Blogger UnaMama ParaDos ha dicho...

Yo creo que la verdadera libertad radica en la libertad de elección y que cada mujer/hombre haga en la vida aquello con lo que mas feliz se sienta, no veo un "derecho logrado" tener que ir a trabajar cada mañana con lagrimas en los ojos y tampoco creo que por quedarse en casa ciuidando de los hijos sus primeros años de vida (periodo muy corto de tiempo) nDie considere que tengamos que llevarle las zapatillas al marido o pasemos a ser "invisibles socialmente"
Creo que la libertad es el verdadero derecho por el que deberían haber luchado hombres y mujeres a lo largo de los años y no luchar por trabajar a cualquier precio, mi alma no esta en venta.

 
A las 8 de agosto de 2013, 12:04 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Te entiendo perfectamente pero no creo q sea lo mismo ir a trabajar como es el caso de todas, con ir hacer prácticas de asesora de lactancia...tú lo haces porque quieres nosotras lo hacemos poe necesidad aunque es una mier... Necesitamos el dinero...si te crea tal angustia dejalas para más adelante.

 
A las 8 de agosto de 2013, 12:17 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Han quitado mi comentario....

 
A las 8 de agosto de 2013, 12:20 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Sé me olvidaba...hay que hacer una revolución social, para luchar estar como mínimo 1 año con nuestros bebés...aunque lo ideal sería hasta q empezaran el colegio 3 años.

 
A las 8 de agosto de 2013, 12:22 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

¡ Hola !

Mis prácticas no se refieren al curso de Asesora de Lactancia, se refiere a unas prácticas de un curso que hice hace aproximadamente un mes de E-Commerce y CM. por supuesto, no es lo mismo que un trabajo, pero tengo mi horario y lo hago para poder encontrar una salida laborar, en realidad estoy en mi puesto 5 horas al día pero sin cobrar. Necesito completar estas prácticas para poder terminar el curso, conseguir la certificación y poder optar a un trabajo en relación al mismo, no son opcionales ni aplazables.

¡ Un saludo !

Elena M.

 
A las 8 de agosto de 2013, 12:24 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

No se ha borrado el comentario de nadie, te lo aseguro, no es mi forma de trabajar en absoluto (A no ser que supongan una falta de respeto flagrante, claro). ¿No es el comentario que se ve más arriba?

¡ Un saludo !

Elena M.

 
A las 8 de agosto de 2013, 12:42 , Blogger Pepita Pérez ha dicho...

"...todas tengamos los mismos derechos como para que ahora una corriente retrógrada de teta, colecho y no sé qué más quiera volver a meter a la mujer en su casa cuidando de sus hijos y llevándole las zapatillas al marido y deje de ser parte activa de la sociedad,..."

Libertad=derecho a elegir. Yo me siento muy realizada en casa dándole la teta a mi hijo y durmiendo con él. Mi marido, que por cierto se pone las zapatillas el solito y también participa activamente en la educación de nuestro hijo, me apoya y valora el hecho de que me quede en casa a su cuidado. Yo he elegido esto, nadie me lo ha impuesto.

Nos han intentado vender la moto y hay mucho engaño con eso de la "igualdad", igualdad no se trata ser "igual" que el hombre e imitar su rol en la sociedad, se trata de poder elegir como PERSONAS en igualdad de condiciones.

 
A las 8 de agosto de 2013, 12:45 , Blogger Pepita Pérez ha dicho...

Pues mucho ánimo Elena,¿qué tal lo va llevando tu hijo?

 
A las 8 de agosto de 2013, 13:01 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Pepita pues mi hijo mucho mejor que yo, la verdad. Si se queda dormido, sólo se despierta, pregunta por mami y rápido entiende que no estoy y volveré en un ratito, si por el contrario está despierto cuando me voy la cosa cambia un poco a peor, pero la verdad es que según me cuenta su papi se le pasa bastante rápido dentro de lo que cabe. Ellos se adaptan mucho más rápido que nosotros, afortunadamente :)

¡ Una brazo !

 
A las 8 de agosto de 2013, 13:04 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Hola judith:

Como he editado hace un ratito, las prácticas no son de asesora de lactancia, si bien estoy haciendo el curso, aún no lo he terminado ni empezado por tanto la parte práctica.

Las prácticas que estoy haciendo son de un curso que hice hace un mes y que me abrirá (espero) nuevas oportunidades laborales, necesito realizar estas prácticas para obtener la certificación del curso, no son aplazables.

Muchísimas gracias por el comentario sobre mi blog, me has emocionado :_) La verdad es que desearíapdoer dedicarme alguna vez a todo este mundo de internet y maternidad ya que me apasiona, pero para ello, he de labrarme el camino antes :)

Muchísimas gracias por tus palabras, me llegan muy dentro :)

¡ Un abrazo !

 
A las 8 de agosto de 2013, 13:09 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Hola Silvia :)

Ojalá se otorgaran más posibilidades para poder compaginar de una forma REAL la maternidad y el trabajo, es muy duro separarse de los hijos, y lo digo yo, que para bien o para mal, he estado desde que nació mi hijo hasta ahora sin poder trabajar en un puesto de trabajo en condiciones, no quiero ni pensar las madres que a los 4 meses tienen que reincorporarse sí o sí al mundo laboral...

Tus palabras de ánimo son un motor para mí, ¡ Mil gracias :) ! Espero poder dedicarme en un futuro al mundo 2.0 y la maternidad, es mi gran pasión, pero mientras tanto, sigo labrándome el camino :)

¡ Un abrazo !

 
A las 8 de agosto de 2013, 13:10 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Holas Marial :)

Gracias por tu comentario :) ¡ Te admiro ! Ojalá yo también encuentre mi camino en el que pueda fusionar :) porque como bien dices, las mujeres somos muy creativas ;)

¡ Un abrazo !

 
A las 8 de agosto de 2013, 13:12 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Hola Juana:

Es muy duro, tú misma lo has reflejado perfectamente. Salir de casa con el corazóne ncogido sintiéndote que estás fallándote a ti y a tus hijos, lo suscribo. Por suerte, ellos se adaptan mucho mejor que nosotras.

Lo bueno de todo esto, es cuando el reloj marca la hora de salir y caminas ansiosa a casa sabiendo que te espera la mejor de las recompensas.

¡ Una brazo Juana, yo también voto por días de 40 horas ;) !

 
A las 8 de agosto de 2013, 13:18 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

¡ Muchísimas gracias Bárbara :_) !

 
A las 8 de agosto de 2013, 13:23 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

¡ Justo ! El problema es que ahora todo se ha convertido en lo contrario, antes las mujeres se debían a su hogar, "sus labores" y sus hijos, y se supone que la libertad trajo consigo la posibilidad de que la mujer se formara fuera de casa, creciera laboralmente y se igualara con el hombre, pero no nos han preguntado si realmente todas queremos eso, o si lo queremos a costa de todo... Alomejor yo quiero crecer y trabajar fuera, pero permitiéndome un tiempo de descanso para ser madre... Libertad es poder elegir, no imponer.

 
A las 8 de agosto de 2013, 13:26 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

¡ Muchísimas gracias, de verdad :) ! Creo que has reflejado muy bien: trabajar para vivir y no al revés.

¡ Un abrazo !

 
A las 8 de agosto de 2013, 13:31 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Hola Avencia :)

¿Sentirse culpable? ¡ En absoluto ! Como bien dices, la culpa no es tuya, estamos diseñadas para estar junto a nuestros hijos, el problema es la sociedad que nos obliga a salir a buscarnos el pan y se ha olvidado del verdadero instinto natural para con los nuestros.

Las prácticas no son del curso de Asesora de Lactancia (Esas aún no las he comenzado) son de un curso que hice aproximadamente un mes y que a pesar de lo que me cuesta separme de mi peque, creo y espero que me abrirán puertas laborales y me ayuden a poder dedicarme a lo que realmente me apasiona.

¡ Un abrazo, y ánimo con el curso de asesora, hacen mucha falta :) !

 
A las 8 de agosto de 2013, 13:34 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Me llega el abrazo de lleno y reconforta :) ¡ Gracias Zary !

 
A las 8 de agosto de 2013, 13:39 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Como siempre Raquel sabes cómo darle la vuelta a las cosas para que todo resulte mucho más positivo y llevadero, y aquí concretamente, me valen millones sabiendo que tú eres una de esas madres a las que admiro porque hacen que la difícil situación de trabajo y maternidad parezca mucho más amable.

Ya te lo he dicho muchas veces, te admiro mucho, tú sí que eres una luchadora.

¡ Un abrazo reina !

 
A las 8 de agosto de 2013, 13:45 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Hola lyjumi:

Tienes mucha razón, mientras las cosas no cambien de raiz nos quedamos como estamos. Al menos, tenemos el incentivo de que nuestros peques se adaptan mucho mejor que nosotros a los cambios.

Sólo puedo decirte que mucho ánimo, lo bueno de esto es cuando al llegar a casa nos espera la mejor de las recompensas.

¡ Un abrazo !

 
A las 8 de agosto de 2013, 13:50 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Hola guapa :)

No es por las prácticas de asesora de lactancia (Esas aún no las he comenzado, sigo en la parte teórica) estoy haciendo prácticas de un curso que hice hace aproximadamente un mes y que espero sea un puente para caminar hacia mi verdadero objetivo laboral.

La idea es la que expones, que podamos elegir cómo y cuándo adaptarnos al mundo laboral, no de ningún modo rechazar trabajar para únicamente estar dedicadas al mundo del hogar, se trata de fusionar o de seleccionar.

¡ Un abrazo :) !

 
A las 8 de agosto de 2013, 14:09 , Anonymous Marian ha dicho...

Pues sí, Inma, ahora hay una corriente de mujeres retrógadas... como tú, que no eres capaz de imaginar una vida en casa sin servir a tu hombre, como si vivieras en un "Cuéntame" eterno, que no ere capaz de ver más allá de la educación que recibiste: mujer en casa= improductividad. Estate orgullosa, ese es el maravilloso legado que vas a dejar a tus hij@s. Nos ha jodío mayo...

 
A las 8 de agosto de 2013, 17:02 , Blogger Inma García Núñez ha dicho...

Creía que no sería tener que explicar que lo de las zapatillas es una exageración para poner un ejemplo, pero bueno, explico: es constatar una realidad de hace décadas en nuestro país. Yo sólo llevo las zapatillas a mi hijo y mi hija, mi marido, que también le gustaría quedarse en casa cuidando de nuestro hijo e hija, reparte labores de la casa y cuidado a medias conmigo. También nos repartimos el trabajo fuera de casa. Ambos tenemos el mismo derecho, no es un derecho exclusivo de la mujer. Elegir está muy bien, pero no se puede tomar una decisión porque sea cómoda para una misma olvidando que es egoísta para la otra persona. Yo no quiero que mi pareja sea simplemente el que trae el dinero a casa como en la prehistoria el hombre traía la comida a la cueva. Pero bueno, también sois libres de elegir el papel al que queréis relegar a vuestras parejas en la vida de vuestros hijas e hijos. Y también podéis manipularlos a ellos para que crean que la decisión también es de ellos.

 
A las 8 de agosto de 2013, 19:09 , Blogger Adarae ha dicho...

Yo DECIDO y en los dos primeros años de la vida de mi hijo su padre le importa una mierda, suena duro, pero es la verdad. A quien necesita es a su madre, a la que llama llorando, a la que pide, a la que abraza y a la que NECESITA. Esta nueva corriente del feminismo que nos culpabiliza por querer quedarnos en casa cuidando de nuestros hijos como si eso nos hiciese menos productivas, eso si que me parece retrogrado. La labor que hace una mujer que educa a su hijo, que lo cuida y con ello evita que se ponga enfermo cada dos semanas no está suficientemente contemplado. Vuelvo a decirte que yo DECIDO y eso es lo genial de vivir en el siglo XXI que nadie puede decirme lo que tengo que hacer, ni mi marido, ni mi padre, ni mi hermano, ni un grupo de mujeres que vienen a culpabilizarme por decidir hacer lo que me DA LA GANA con mi vida.

 
A las 8 de agosto de 2013, 23:45 , Anonymous Pau Porque Si ha dicho...

Me siento muy identificada contigo. En marzo me reinconpore al trabajo y tuve que dejar en casa a mi niña de 5 meses, llevo ya 5 meses trabajando y me cuesta separarme de ella para ir a trabajar, aunque debo reconocer que me encanta ver su carita iluminarse cuando me ve aparecer por la puerta :)
Si por mi fuera me quedaba en casa pero mi pareja está en el paro y no podemos vivir del aire, tendremos que seguir soñando con que nos toque el euromillon :)

Mucho animo!!!!

 
A las 9 de agosto de 2013, 9:46 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Perdona es que más arriba alguien dijo que eran prácticas de asesora....tampoco te pagan las prácticas??? Yo soy del ramo de educación y regale un montón de horas....q injusto....animo y piensa que te servirá para mejorar en tu faceta profesional...aunque a veces ni es así jejeje

 
A las 9 de agosto de 2013, 10:08 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Jolín, no podría estar más de acuerdo contigo. Es increíble que se vea como normal que nuestro hijos los crien otro, es desolador, y eso creo que se está reflejando en la sociedad en general. Carlos Gonzalez dice que es antinatural que los niños vayan a la guarde antes de los dos años y estoy totalmente de acuerdo, pero obvio, hay muchas madres a las que no les queda más remedio, eso por no hablar de que en España la política de conciliación es un chiste de mal gusto. 4 meses es terriblemente poco tiempo para dejar a un hijo. Lo bueno, y eso lo tengo comprobado,e s que ellos para bien o para mal, se adaptan rápido a la nueva situación, mucho antes que nosotros, pero sí, creo firmemente que nos estamos equivocando por completo con este nuevo modo de hacer las cosas.

Quiero agradecerte de corazón tus palabras, no hay nada como la tribu para sobrellevar las cosas mejor, es un placer contar contigo en la mía :)

¡ Un abrazo !

 
A las 9 de agosto de 2013, 10:12 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Me quedo con tu frase: El tiempo con mi hijo es la mejor inversión del mundo, porque qué verdad más grande y maravillosa.

Mis prácticas no son aplazables, no si quiero terminar el curso por completo y obetener la certificación, con ella estaré más cerca de conseguir dedicarme a algo que realmente me apasione y ojalá en algún momento pueda fusionar, mientras tanto, esto es lo que toca, ya sabes. Tenemos que ser madres trabajadoras todoterrenos a las que la maternidad les resulte un segundo plano para triunfar ¡ Anda ya !

Muchísimas gracias por tus palabras, es un placer leerte, me reconforta :)

¡ Un abrazo !

 
A las 9 de agosto de 2013, 11:47 , Blogger Let ha dicho...

Alucino contigo Inma, de verdad. "Y también podéis manipularlos a ellos para que crean que la decisión también es de ellos." ¿En serio piensas esto? ¿Tú crees que alguien decide formar una familia con otro para después manipularlo y apartarlo de la misma? Sigue repartiendo. A ver cómo repartes el embarazo y el parto con tu marido...

 
A las 9 de agosto de 2013, 12:09 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Si, tienes toda la razón. Bien se puede decir que es una utopía, al menos, para la mayoría de las madres, pero lo que tú también dices, lo mejor de todo, llegar a casa y ver la cara de tu hijo :)

Y sí, nos hemos creado una serie de obligaciones, materiales sobre todo, que nos hacen trabajar en trabajos que muchas veces no nos llenan para poder cubrir esas obligaciones que no ne necesitamos.

¡ Un beso !

 
A las 9 de agosto de 2013, 12:11 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Hola Cris:

Muchas gracias :) Es reconfortante ver que somos muchas las que nos sentimos igual, al menos para mí, me resulta de mucha ayuda :)

¡ Un abrazo !

 
A las 9 de agosto de 2013, 12:14 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

¡ Muchas gracias por tus palabras :) ! y si, tienes toda la razón :)

¡ Un abrazo !

 
A las 9 de agosto de 2013, 15:42 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

No, pagar no pagan, pero al menos me formo para poder acceder en el futuro a un empleo que realmente me llene :)

Muchas gracias por los ánimos :)


¡ Un abrazo :) !

 
A las 9 de agosto de 2013, 15:43 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Hola Paula:

Muchas gracias por tu apoyo, la verdad es que la cara de los hijos cuando entramos por la puerta es la mejor de las recompensas :) ¡ Mucho ánimo a ti también y un abrazo enorme para las dos :) !

 
A las 9 de agosto de 2013, 17:45 , Blogger Judith Aparicio ha dicho...

Te animo a seguir por ese camino... siento que tu futuro esta en tu palabra, como llegas a la gente y tu corazon. un abrazo de otra bloguera www.judithaparicio.blogspot.com y madre trabajadora reconvertida a coach... te coloco entre mis blogs favoritos ! un abrazo !!

 
A las 9 de agosto de 2013, 19:08 , Blogger Monstrua ha dicho...

Pienso igual, me toca en breve... :(

Besitos!!

 
A las 10 de agosto de 2013, 13:06 , Blogger Let ha dicho...

Sabes que leyendo a Carlos González llegué a sentirme culpable por dejarle en la guarde? Pero es q no tengo otra opción, para mi familia no la hay.
En mi opinión, en este país hay algo llamado "política de conciliación" porque toca peri nadie se ha preocupado de que sea efectiva, ni de que se cumpla, es evidente que hay mucha gente que piensa que somos unas locas pazguatas. Afortunadamente las cosas están cambiando. Espero que consigamos una revolución. No me considero una persona tradicional pero creo que para ciertas cosas hemos de volver a nuestros orígenes. Y si nuestros hijos no merecen la pena, qué la merece entonces?
Un abrazo enorme. Gracias por aceptarme en tu manada

 

Publicar un comentario

En Mamirami nos encanta leerte, déjanos tu comentarios :)

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal