<data:blog.pageTitle/>

This Page

has moved to a new address:

http://www.mamirami.es

Sorry for the inconvenience…

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
Mamirami: Las heridas de mi cesárea. PRIMERA PARTE.

miércoles, 22 de mayo de 2013

Las heridas de mi cesárea. PRIMERA PARTE.

Como ya os anuncié la semana pasada, aquí está mi parto, bueno, parto no, porque aquello no fue un parto, en absoluto.

"Gracias" a todos los médicos, enfermeras, matronas y demás personal sanitario que atendieron mi parto, porque "gracias" a ellos sé lo que es un parto no respetado, en el que te sientes sola, te sientes un objeto pasivo, te mueres de miedo y te sientes humillada y vejada. 


"Gracias" a todos ellos:

- Sé lo que es estar sola desde el minuto cero. No hablo ya de la cesárea solamente, hablo de los momentos previos en los que me rasuraron, me monotorizaron, me sondaron, me sacaron sangre y me pusieron la vía. Estaba muerta de miedo y no tenía una mano para apretar ni una mirada familiar, nadie que me abrazara y me dijera que todo iba a ir bien.

- Sé lo que es entrar a quirófano y que nadie se dirija a ti, que todos los médicos, enfermeras y anestesistas hablen entre ellos sin ni siquiera una mirada de empatía. Soy invisible.

- Sé lo que es que el anestesista te pinche dos veces la epidural y te hable en un tono hosco y crudo porque no te estas quieta. Yo estoy temblando y no puedo parar, lo intento, pero no lo consigo.

- Sé lo que es notar cómo la epidural hace su efecto, y junto con ello, empezar a encontrarme muy mal, empezar a notar que no puedes respirar y que todo da vueltas. En ese momento le digo al anestesista: " No puedo respirar" y él, sin ni siquiera mirarme, decir " Que no, que esos son los nervios" y un segundo después pitar la máquina a la que estoy conectada, la tensión ha bajado, y mucho, y el anestesista dice: " Pues la chica tenía razón" y pincharme dos cosas nuevas en el gotero que por supuesto nadie me explica, pero el efecto es rápido, estoy en otro mundo, completamente drogada. Ni mi marido ni yo olvidaremos nunca esos momentos, yo porque los viví sola y él porque también los vivió sin mí.

- Sé lo que es vomitar mientras me están abriendo en canal y que una enfermera diga ¡ Mirar a ver que la chica está vomitando ! Y un médico me gire la cabeza a un lado de un modo brusco y añada al poco rato ¿Ya?

- Sé lo que es que una vez abierta el niño no salga y yo pregunté ¿Que ocurre? Y nadie me contesté. Lo siguiente fue una matrona apoyada encima mío bajando a la fuerza a mi hijo a través de mi cuerpo, con fuerza y presión y mucho dolor, porque de cintura para arriba no estoy anestesiada.

- Sé lo que es que tu hijo nazca y no llore y preguntar angustiada ¿ Por qué no llora? Y que te contesten " Si llora, lo que pasa que tú no le oyes"

- Sé lo que es que te lo enseñen a tu hijo un segundo, sólo un segundo y añadan " Dale un beso que me lo llevo". Mi cabeza explota en esos momentos, ¿Adonde se lo llevan? ¿Estará bien? ¿Por que no lo dejan conmigo? ¿ Por que nadie me explica nada ?

- Sé lo que es que mientras te están cosiendo el médico comente divertido con la enfermera " Mira cuánta sangre, parezco un carnicero " y ambos rían divertidos.

- Sé lo que es que te lleven a la sala de reanimación sola, y que por más que preguntes, nadie te diga cómo está tu hijo y esperar dos larguísimas horas, eternas, espesas.

- Sé lo que es que te suban a planta y estar más de media hora sola, sin mi marido, sin mi hijo, sin nadie que me dijera nada. Los minutos se hicieron largos y dolorosos.

Y esto, sólo es la primera parte. 

Podéis leer la segunda parte pinchando aquí.

Etiquetas: , , , , , ,

36 comentarios:

A las 22 de mayo de 2013, 18:35 , Blogger Ana López ha dicho...

Madre mía,tengo un nudo en la garganta...Mi parte de antes en mi caso fue horroroso,pero en la cesárea me trataron bien,la verdad...
Muchos ánimos...

 
A las 22 de mayo de 2013, 18:40 , Blogger Silvia Herrero ha dicho...

Cariño, cuánto lo siento, solo puedo acompañarte en ese dolor.
Un fuerte abrazo.
La mamá corchea.

 
A las 22 de mayo de 2013, 18:41 , Blogger Jenni Peña ha dicho...

Que horror, niña. Como te entiendo. Desgraciadamente somoss un numero mas. Ellos a apretar el tornillo y pa casa, como si no fuesemos personas, ni nosotras ni el bebé. Que triste.

 
A las 22 de mayo de 2013, 18:45 , Anonymous Mon_conpequesenzgz ha dicho...

Uff, entiendo que te sintieras fatal. Ya te conté mi cesarea necesaria en un comentario a un post tuyo anterior, y supongo que me sobrepuse al disgusto inicial porque el trato fue exquisito.
No podré nunca agradecer el trato humano del equipo que me tocó en suerte, desde la celadora que me bajó a quirófano, que no dejó de abrazarme y darme besos desde el ascensor hasta que me acabaron de pinchar la anestesia (yo estaba histérica y no podía parar de llorar, despues de 24 horas de contracciones fuertes y no dilatar nada de nada) a la ginecologa. El anestesista fue muy comprensivo yo le decía que me iba a mover y no me la podría poner nunca, me tranquilizó mucho, también estuvo pendiente cuando le dije que me dolía la cabeza de una forma muy rara...
En despertares las dos personas que estaban allí me animaron y me dieron conversación para entretenerme.. nada más llegar a la habitación me llevaron a mi hijo... todo muy bien. sigo no entendiendo porque no tienen el protocolo de no separación, pero al menos el padre pudo estar con él mis dos horas de despertares.
Cambia todo mucho con el trato que dan, y yo tuve bastante suerte... por eso creo que mis heridas se cerraron pronto.
Un beso.

 
A las 22 de mayo de 2013, 19:27 , Blogger adormir ha dicho...

Por dios!! Se me nublan los ojos de lágrimas. Siento mucho todo lo que sufriste y sigues sufriendo con esta experiencia. Tengo amigas que han parido por cesárea concertada y la verdad es que no hablan de ello como algo horrible.. aunque claro, ellas no saben que han perdido un parto.

Yo he escrito mi entrada apoyando este proyecto. Un besazo

 
A las 22 de mayo de 2013, 19:56 , Blogger Mamá Burbujita ha dicho...

Qué fuerte. Para denunciarlo. Deben ser heridas muy difícil de cerrar.

Te envío un abrazo enorme.

 
A las 22 de mayo de 2013, 20:00 , Blogger Isis Anabey ha dicho...

Me encanta la iniciativa que tienes de informarnos sobre el parto respetado. Es lamentable que estas cosas pasen en todo el mundo.
Como mexicana y a mis 39 semanas de embarazo, me da terror el no poder evitar que me pase alguna de estas cosas, porque parece que entre más alces la voz, peor te tratan :(

Mamá y maestra

 
A las 22 de mayo de 2013, 20:23 , Blogger Canijilla-Brujilla ha dicho...

Se me han puesto los pelos de punta. .. lo siento mucho. Mi Canija nació lor cesárea, y quitando que no dejaron entrar a mi marido, el resto fue muy respetuoso. Un besooi

 
A las 22 de mayo de 2013, 20:36 , Blogger Monica Lady Pink ha dicho...

oh my God!!! te leo y se me encoge el alma, y te entiendo perfectamente.
yo tengo dos cesareas y las dos han sido tan diferentes...y con cual me quedo??? con la segunda, a la que fui directamente a un hospital privado, porque como alli no me.trataron en ningun sitio.
de mi primer hijo yo estuve 4 horas sin saber nada de el ni de mi marido y me trataron cual perro sarnoso en la seg soc.
con el segundo en cuanto sali de quirofano me dieron a mi niño y mi marido estuvo con el niño desde que lo sacaron de mi.

 
A las 22 de mayo de 2013, 21:12 , Blogger blank ha dicho...

Por dios!!! Y eso son médicos!???

 
A las 22 de mayo de 2013, 22:31 , OpenID lanavedelbebe ha dicho...

Lo siento, y te doy un abrazo enorme, porque ninguna mujer debería pasar por estas cosas, haces un trabajo de difusión increible, con esto y con mil otros temas. <3

 
A las 22 de mayo de 2013, 22:31 , Blogger Mama Pata ha dicho...

Buf! He acabo de leer viendo borroso! Que manera de hacer que un momento que deberia ser precioso acabe siendo una pesadilla!

 
A las 22 de mayo de 2013, 23:06 , Blogger En Paro Biológico ha dicho...

Lo siento muchísimo. Yo también pasé por una cesárea y comprendo perfectamente tus miedos. Aunque la mía no fue tan dura como la tuya, aún hay días que la recuerdo y se me hace un nudo en la garganta.

 
A las 23 de mayo de 2013, 0:57 , Anonymous Ana ha dicho...

Que horror!siento mucho que vivieras esa experiencia tan cruel.Parece ser que para ellos somos objetos o un simple número. La verdad que yo tube bastante suerte en mi parto pero siempre hay gente que no te trata como debería en un momento tan especial para nosotras.
Animo y un beso

 
A las 23 de mayo de 2013, 5:34 , Blogger Mamá Merlin ha dicho...

Me hiciste recordar mucho mi cesárea, también realicé un post sobre mi vivencia que publicaré en la mañana. Sé perfectamente cómo te sientes, lo único que podemos hacer ahora es apoyarnos y difundir información sobre el tema para que las mujeres puedan reaccionar a tiempo y exigir que se respeten sus derechos y los de sus hijos. Qué fatal es que sucedan cosas así como las que nos pasaron a nosotras y a muchas mujeres en el mundo. Es hora de que desde nuestros espacios podamos lograr cambios!! Me uno a tu iniciativa... gracias por compartir esta experiencia que me imagino no fue nada fácil escribir, pero en parte nos ayuda a desahogar todo lo que sentimos y tenemos reprimido. Abrazos!!

 
A las 23 de mayo de 2013, 9:34 , Anonymous Miriam La casa de la Lactancia ha dicho...

Que dolor, que angustia, como un momento que debe ser maravilloso son capaces de ponerlo tan triste. Espero que contarlo te ayude a superarlo, porque se por experiencia propia que las heridas duran abierta mucho tiempo

 
A las 23 de mayo de 2013, 10:53 , Blogger Elena Domínguez Béjar ha dicho...

Pues yo pese a lo triste que me quedé anoche al leer tus recuerdos, y lo cabreada que estoy por tanta omnipotencia y machismo sumergido en ese equipo que te mal-trató (si, señoras, esto es violencia de género... a ningún hombre lo tratan así en una operación con sus testículos en juego) hoy he decidido escribirte desde lo positivo. Y te preguntarás ¿es que puede haber algo positivo entre tanto maltrato? Pues sí que lo hay, y mucho. Hay un poder de REISILIENCIA absoluto, un empoderamiento brutal: de aquella mujer pasada a esta presente hay una evolución radical, una fuerza transmitida y bien canalizada en forma de trabajo colectivo para que ésto no suceda más... Y se que esto que te cuento, no es nuevo para ti. Has sabido atravesar el dolor para sacar tu valor cuando lo fácil es "intentar dejar de sentir". SI TODAS LAS QUE PASAN POR ESTO HICIERAN LO MISMO, EL MUNDO SERÍA OTRO MUNDO DESDE HACE TIEMPO Y NO HABRÍA LLEGADO A LA DECADENCIA ACTUAL. Por eso, yo, decido darte las GRACIAS a ti.

 
A las 23 de mayo de 2013, 14:35 , OpenID cuestiondemadres ha dicho...

una aberración lo que te hicieron... gente sin corazón que no entienden por lo que estamos pasando.
Mi primer parto fue una inducción por una preeclampsia que 15 horas después terminó en cesárea pero... muy diferente a tu experiencia.
Durante toda la dilatación nos dejaron privacidad para que estuviéramos cómodos.. pasaban a ver cómo iba todo y si necesitábamos algo. Tuve la pelota y pude caminar, sentarme, bailar... lo que quisiera... Pedí la epidural porque no soportaba el dolor y vino una anestesista muy comprensiva que me puso la epidural y estuvo luego prácticamente todo el tiempo conmigo... me dejaron hasta dormir para recuperar fuerzas. Al final, como no dilataba, me prepararon para la cesárea... me dieron ánimos, me dijeron que estuviera tranquila que seguro que el segundo podría ser natural, me explicaron cómo iba a ser el proceso y que habían mandado salir a mi marido para tranquilar a la familia y para que se relajara un poquito (estaba muy nervioso). Me subieron a quirófano con el apoyo de toda la familia y ya en la mesa el personal que estaba en la operación sabían mi historia y sólo hacían que darme ánimos.
Me pasó como a ti y la epidural se me desplazó hacia los pulmones pero antes de entrar en parada la ginecóloga (que me iba diciendo todo lo que hacía) me preguntó si me encontraba bien y yo pues que estaba nerviosa pero que me costaba tragar e inmediatamente me echaron suero frío (que yo lo noté caliente) y me hicieron mover los pies (que no debía pero podía hacerlo). Tardaron nada y menos en cambiarme de posición para que bajara la epidural hacia los pies.
A la hora de salir mi chico la anestesista (que seguía a mi lado) me bajó la sábana para que lo viera salir y uffffffffff no lo sentí pero verlo fue maravilloso. Le di un besito y se lo llevaron a preparar a una salita al lado con cristalera para que yo lo viera todo el tiempo. Luego a reanimación (sola por la complicación que tuve) con la anestesista que me explicó que el niño estaba ya con su padre en la habitación y que estaba más que bien. Además estuvimos viendo fotos de su ciudad nevada que le habían enviado por internet (es de la misma ciudad que mis padres).
Luego a la habitación con mi pequeño y ya no nos separamos. Y gracias a unas enfermeras muy constantes conseguimos instaurar una lactancia perfecta...
AHHHHHHHHHHHHH y todo por la seguridad social.... La recuperación fantástica pero eso sí... las cesáreas como último recurso....
Ojalá nadie tenga que volver a pasar por lo que has pasado tú... besos

 
A las 23 de mayo de 2013, 19:19 , Blogger Ira ha dicho...

Lo siento, lo siento, lo siento, te acompaño y te abrazo y lloro tu dolor porque también es mío, porque cuando maltratan a una mujer también me maltratan a mi. Seguiremos luchando, para que a nuestras hijas las respeten, para que nuestros nietos nazcan rodeados de amor...

 
A las 24 de mayo de 2013, 3:47 , Blogger la bonaerense ha dicho...

Demasiado cruel

 
A las 24 de mayo de 2013, 11:26 , Blogger Pauli Pau ha dicho...

leer esto solo me da más ganas de ser algún día una matrona de verdad

 
A las 24 de mayo de 2013, 11:38 , Blogger Pauli Pau ha dicho...

Parece que a las enfermeras se les olvida que, en su caso, ser amable sí es una competencia profesional y no "la personalidad de cada uno"; que el médico abra y cierre y cosa pues es su trabajo -otro asunto es que fuera necesario todo eso- y aunque siempre será bienvenido que sea amable, por supuesto (y me parece inhumano ese trato), es que el trabajo de la enfermera sí es, de forma explícita, CUIDAR y MIMAR. No entiendo nada, no entiendo qué entiende la gente por la profesión que escoge o por qué la escoge. No lo entiendo. ¿Cómo una persona con esa absoluta falta de empatía (y más habida cuenta de que suelen ser mujeres) se mete a enfermería? Ni que pagasen millones...

 
A las 24 de mayo de 2013, 14:15 , Blogger Silvia ha dicho...

Es triste muy triste, no se dónde queda la vocación de algunos profesionales sanitarios...

 
A las 25 de mayo de 2013, 1:02 , Blogger Ainoa ha dicho...

Yo te entiendo perfectamente. En mi caso no fue cesárea, fue forceps, pero tampoco me explicaron nada, simplemente me sedaron y le dijeron a mi marido que se fuera. Y todo hubiera ido "bien" si alguien no la hubiera cagado rompiéndome una vena posterior del útero que me provocó una hemorragia de la que, literalmente, casi no salgo. ¿Y sabes lo triste? que eso no fue lo peor. Lo peor es pasarte CINCO días sin ver a tu hijo recién nacido (y viendo solo 5 minutos al día a mi marido y a mi madre, y lo único que te dicen de él es que "está bien", vaya consuelo. La verdad es que el mes que nos pasamos en el hospital nos trataron fenomenal, claro que después de todo lo que me pasó nos conocían hasta las cocineras...

 
A las 25 de mayo de 2013, 15:27 , Blogger UnaMama ParaDos ha dicho...

Que tristeza mas grande, al final hacen que un momento tan maravilloso parezca algo deshumanizado ¿tanto les costará ponerse en la piel de los padres?

 
A las 29 de mayo de 2013, 11:31 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Eso es exactamente lo que pienso yo, empatía cero :(

 
A las 29 de mayo de 2013, 11:35 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Obvio... si es que yo estoy convencida de que una parte importante de los problemas que se generan en los partos provienen de un mal uso del parto por parte de personal sanitario, las prisas y la falta de empatía y paciencia. Menos mal que todo te salió bien, me alegro muchísimo por eso, pero hay que seguir luchando por cambiar el trato y la forma en que se hacen las cosas en nuestro país. Si algún día te animas a contar tu parto en Queremos Partos Respetados (http://queremospartosrespetados.blogspot.com.es/)avísame :) ¡ Un abrazo !

 
A las 29 de mayo de 2013, 11:36 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Ni yo :( Empatía cero, respeto cero y muchas, muchas prisas :(

 
A las 29 de mayo de 2013, 12:47 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

¿qué te voy a decir? Estoy totalmente de acuerdo. En mi caso faltó mucha, mucha empatía... afortunadamente, no todos el personal sanitario es así, pero en este caso, en este hospital, no tuve suerte en absoluto. Muchas gracias por tu comentario :)

 
A las 29 de mayo de 2013, 12:47 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Hace falta mucha gente con empatía que haga las cosas con mimo y corazón, así que ánimo :) !

 
A las 29 de mayo de 2013, 12:48 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Mucho protocolo y poco corazón :(

 
A las 29 de mayo de 2013, 12:48 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Tú siempre dándome calor y cariño ¡ Gracias Marta ! ¡ Y sí, tienes toda la razón !

 
A las 29 de mayo de 2013, 12:49 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

¿Sabes que me he emocionado muchísimo leyendo tu caso? Lo que hubiera dado yo por un trato así... Me alegro muchísimo leer que sí hay cesáreas respetadas :) ¡ Besazos reina !

 
A las 29 de mayo de 2013, 13:10 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Elena, siempre tienes las palabras adecuadas para hacerme sentir positiva y brutalmente fuerte. Cierto, la violencia obstétrica existe y se da cada día (qué te voy a contar a ti, que también tuviste un parto brutal). Muchísimas gracias cielo, como bien sabes, eres un pilar fundamental para mí en este camino :)

 
A las 29 de mayo de 2013, 13:18 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Sí, es cierto, yo pensaba que cuando estuviera por fin en casa todo se pasaría y quedaría sólo lo bueno, pero no, es una herida que sigue aún muy muy fresca. Muchas gracias por pasarte :)

 
A las 31 de mayo de 2013, 16:35 , Blogger Mama gnomo ha dicho...

Que hijos de la grandisima puta!! eso se puede decir?? a mi me dijo la imbecil que me atendio "bien...meconio! justo lo que me faltaba en mi bata" cabrona...

 

Publicar un comentario

En Mamirami nos encanta leerte, déjanos tu comentarios :)

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal