<data:blog.pageTitle/>

This Page

has moved to a new address:

http://www.mamirami.es

Sorry for the inconvenience…

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
Mamirami: Rabietas: ¡ No me ignores !

jueves, 6 de junio de 2013

Rabietas: ¡ No me ignores !

¿Sabéis cuando me escribo delante de la pantalla en blanco y estoy muy enfadada? Lo he hecho muchas veces y siempre emergen posts desde lo más profundo de mí, y es que estoy harta de la cultura del desapego que está profundamente arraigada y que se va transmitiendo de generación en generación ¿Cómo puede estar mejor visto dejar llorar a un niño que calmarlo? No lo entiendo.

Mi hijo de casi 21 meses acaba de empezar su aventura con las rabietas, está aprendiendo a convivir con ellas, acabamos de aterrizar en esta etapa y, por supuesto, ya hemos recibido todo tipo de consejos no solicitados y de lo más irracionales. Y es que tú estás en la calle, en el supermercado, esperando para entrar al pediatra... y tu hijo tiene una de esas pataletas tan características de anuncios de TV y amenazas varias de la gente que te dice lo típico de " Ya verás cuando llegue a los terribles dos años" y así... Por supuesto, la frase estrella que te sueltan sin que tú hayas pedido es " Cuando se ponga así tienes que ignorarle".



Pienso en mi marido, mi madre, una amiga... llorando porque le han despedido del trabajo, porque ha tenido un día nefasto en la oficina, porque su pareja le ha dejado... y me imagino ignorándolos, dejándolos solos o simplemente diciendo " Ya se te pasará, y cuando se te pase volveré a hablar contigo" ¿Se imaginan? ¿Qué clase de mujer, hija o amigo seríamos?

Y ¡ Cuidado ! porque muchos de los que conocen la crianza con apego de lejos se empeñan en afirmar que los que criamos así jugamos al " Todo vale ". No estoy afirmando en absoluto que cuando mi hijo tiene una rabieta le dé lo que quiere con tal de que se calle y deje de llorar, estoy hablando de empatía, acompañamiento y respeto y nunca de " Criar sin límites" o de " Consentimiento".

Las rabietas son la única manera que nuestros hijos tienen de expresarse, ellos no pueden coger un gran bol de helado y una caja de kleenex y sentarse en el sillón contigo a contarte lo mal que se sienten porque no le quieres dejar jugar con el cajón de los cubiertos o lo frustrarte que es que mamá no me compre todo lo que quiere en el supermercado. Su manera de expresarse cuando se sienten mal es a través de las rabietas ¡ No tienen otra manera ! Ellos se sienten mal y esa es su vía de escape. Hay gente que cuando se siente mal escucha música, otros prefieren pasear y otros simplemente, prefieren dormir un rato y dejar que llegue la calma... tu hijo no conoce todas estas técnicas que poco a poco irá aprendiendo.

No ignores a tu hijo cuando tenga una rabieta, no le digas lo típico de " Pues ahí te quedas llorando, mamá se va y te quedas solito", o " Pues llora todo lo que quieras, ya se te pasará". Repito ¿Dejarías llorar  a un amigo que se siente mal? No hagas lo mismo con tu hijo. Explícale porque no o porque sí, tiene o no que hacer determinada cosa, razona con él porque no puede tener todo lo que quiere que le compres y sobre todo, mucha, mucha empatía.

Nuestra labor con padres y madres es acompañar a nuestros hijos, intentar que sean felices, educarlos y enseñarles pero estoy segura, segurísima, de que eso no incluye ignorarles cuando está tristes, frustados o indefensos, cuando se encuentran de golpe con un montón de sentimientos que les invanden y que no saben controlar.

¿Conocen ustedes la frase de " Quiéreme cuando menos lo merezca, que será cuando más lo necesite"? PUES ESO.

Etiquetas: ,

12 comentarios:

A las 6 de junio de 2013, 12:20 , Blogger Mamá Burbujita ha dicho...

¡He dicho!.

Yo lo veo claro y cristalino como el agua... por qué otros no lo verán así???...

Como siempre, más de acuerdo imposible.

Un gran abrazo.

 
A las 6 de junio de 2013, 12:37 , Blogger José María Ruiz Garrido ha dicho...

Hola. Me ha gustado leerte. No por que esté a favor o en contra de lo que dices. Mis mellizos de 18 meses aun no tienen muchas rabietas. Lo digo por que a mi también me fastidia lo de los consejos gratuitos. Todo el mundo es bienintencionado, por supuesto. Pero cada niño es un mundo. Y cada padre y madre es otro.
Respecto a ignorar las rabietas o no, aun no tengo experiencia, y miedo me da. Porque la mamá y yo no podemos hacernos a la idea de ver pasar un mal trago a nuestros peques.
La gente normalmente confunde consolar y calmar las rabietas con ceder, con perder, y no tiene nada que ver.
Se trata de educar y criar con cariño.
Pero ya os contaré cuando me toque ;)
Un abrazo

 
A las 6 de junio de 2013, 15:19 , Blogger UnaMama ParaDos ha dicho...

Un tema muy interesante y complicado a la vez, yo cuando escucho este tipo de comentarios ya paso, ignoro, sonrio y sigo adelante.
Besos

 
A las 6 de junio de 2013, 15:19 , Blogger Beronykas M ha dicho...

Me gusta leer este tipo de post porque me hacen darme cuenta, más todavía, de que cada persona tiene que seguir su instinto, no lo que te digan los demás, por muy cercanos que sean porque al final, tu hijo es tuyo, los demás se van a sus casa consus hijos, a seguir con sus vidas y tu eres la que se queda con tu hijo y su crianza es responsabilidad tuya. Por tanto, por qué voy a dejar llorar a mis retoños cuando no creo q sea lo correcto?? Es una ignorancia pensar que es malcriar a tus hijos

 
A las 6 de junio de 2013, 16:06 , Blogger Jenni Peña ha dicho...

Elenita, pues depende. Yo siempre intento hablar, dialogar y consolar y muchas veces no sirve. Con el pequeño si, por q los ieques son mas faciles de convencer y eso q les da ni es rabieta ni es na, es una frustacion pasajera facilmente despistable, q no convencible y digo despistable por q con una sonrisa y un te hecho una carrera se pasa.
Pero cuando el individuo en cuestion yiene 4 ó 5 años y de repente le entra una rabieta como mos oasa a todos, la cosa es mas dificil. Si te acercas se encabronan, si intentas consolar te puedes llevar una torta o una patada.
Así q yo tras intentar todo y acabar escaldada y envuelta finalmente en una discursion donde no se sabe quien es la madre y quien es el niño. He optado por el ensayo error y he concluído q dejandolo un rato y diciendole, cuando te sientas mejor habla conmigo y sin cruzar mas palabra se ha calmado.
Con 5 años y en una familia en q si se gabla de emociones deberia ser facil, pero ese ha sido el unico modo. A veces todos necesitamos llorar solos, ellos tambien. Solo tienes q tenderles la mano para q la tomen cuando lo necesiten.
Besos.

 
A las 6 de junio de 2013, 17:06 , Blogger Monstrua ha dicho...

A mí desde el momento cero del nacimiento de Monstruita, ¡me decían que no la cogiera en brazos, que ya vería el día de mañana! ¡Señores, que es un bebé recién nacido!

En fin, a ver si poco a poco podemos ir cambiando las cosas...

 
A las 6 de junio de 2013, 17:20 , Blogger Un saltamontes en mi cama ha dicho...

Yo lo que veo es que todo el mundo habla de los terribles dos años, y la verdad es que me empieza a cansar un poco. Lo mismo en un par de meses, que es cuando llegaremos a esa edad, me tengo que morder la lengua, pero de verdad que es tan terrible? Antes de ser mamá no tenía una opinión formada al respecto, pero desde que lo soy mi forma de mirar a los niños ha cambiado. Debe ser muy frustrante no poder hacerte entender, o no poder expresar tus sensaciones o sentimientos. Lo más sencillo para nosotros es a veces tremendamente complicado para ellos, y de eso no siempre nos damos cuenta...

 
A las 6 de junio de 2013, 18:19 , Blogger Viviana Arasanz ha dicho...

silvia con 15 meses ya ha empezado con las rabietas! gracias por escribir de ello.. por que yo hay veces que no sé que hacer, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices..

y tambien estoy taan cansada de todos los comentarios, señores déjennos criaar!!

 
A las 7 de junio de 2013, 0:56 , OpenID lanavedelbebe ha dicho...

Que precioso post y cuánta razon. Primero el desconocimiento, y que constantemente se nos trate como madres 'pasotas' que simplemente dejamos que nuestro hijo haga de todo y no le educamos, cuádno es todo lo contrario, estamos educando y ayudándoles a que sean mejores peresonas, con nuestro apoyo y nuestro cariño, y siempre respetando a las demás, cosa que no siempre se hace con nosotroas, porque yo jamás iría a una madres y le diría ¡pero no el dejes dormir en la cuna, que ahí no va a notar tu calor, ni te tendrá al lado si tiene miedo o si tiene hambre! Pero al revés, infinidad de veces me han dicho dónde debería dormir mi niña o qué debería comer...

En fin, al tema de las rabietas llegaré en un año supogno, y tu planteamiento me encanta :)

 
A las 7 de junio de 2013, 17:46 , Blogger Jemina Tesorín Tesorete ha dicho...

Hola guapi,

estoy en el mismo camino que tú, hablando sobre rabietas. Aún no lo he plasmado en el blog por falta de medios (estoy sin el portátil y el tiempo para escribir en el pc del comedor es digamos escaso), pero tengo el borrador a mano porque justo estoy impartiendo talleres sobre rabietas en el grupo de crianza.

No es fácil, pero cuando ves lo bien que va acompañar y no ignorar, cuando te das cuenta de que ni una cosa ni otra acaba con la rabieta, pero sí deja huella, positiva o negativa, en tus hijos.....

Como madre de tres hijos, uno de casi 8 años, al que acompañamos en su etapa de berrinches y rabietas y empezamos a ver cómo a madurado, tengo la clara prueba de que éste es el camino a seguir y no a la supernazi.

Besines

 
A las 13 de junio de 2013, 23:39 , Blogger Johanna Arco ha dicho...

Me parece un tema complicado,y lo estuve hablando el otro dia por twitter;a la mia la tienes que dejar que pase un rato sola,no acepta abrazos ni nada,despues de un rato ya puedes hablar con ella,preguntarla que la hizo enfadar,si ya esta bien...no se..yo solo espero que lo estemos haciendo bien.

 
A las 17 de junio de 2013, 8:22 , OpenID elrincondemixka ha dicho...

Hola guapa!

Me ha encantado tu punto de vista, aunque estoy de acuerdo con Jenni. Y me voy a explicar. Hace poco escribía un post sobre este tema, a raíz de una charla a la que asistí. Con ciertas cosas estaba de acuerdo y con otras no tanto. Respecto a las rabietas, creo que el factor edad es importante. Mi hijo de seis años, cuando se cabrea, se cabrea. Y cualquier intento de consuelo es vano. Es más, te diré que es incluso peor (Este es mi caso... habrá tantas vertientes como niños). Mi hijo necesita su espacio para desahogarse y reflexionar. Yo más que ignorarlo... que reconozco que suena fatal... lo que hago es dejarle su espacio. Cuando se le pasa él solito viene y hablamos drl por qué sí y por qué no.

Como en todo generalizar a veces no sirve. Cada caso, cada niño, cada padre o madre somos un mundo. Incluso el entorno y la educación que hemos recibido nosotros mismos, a veces influye y mucho en la forma de ver las cosas que tenemos.

Resumiendo que me lío... jeje a veces más que ignorar se trata de respetar. A mí hay veces, sobre todo cuando no tengo buen día... que me apetece estar sola, quizá en el caso de mi niño por ejemplo le ocurra lo mismo. Toda es esta conclusión después de varias fases de prueba-error.

Un besote!

 

Publicar un comentario

En Mamirami nos encanta leerte, déjanos tu comentarios :)

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal