<data:blog.pageTitle/>

This Page

has moved to a new address:

http://www.mamirami.es

Sorry for the inconvenience…

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
Mamirami: Banalizar con la violencia obstétrica no es una opción.

lunes, 8 de julio de 2013

Banalizar con la violencia obstétrica no es una opción.



Con todos mis respetos, lo siento, pero no puedo dejar pasar el hecho de que se hable con tintes de banalidad sobre algo tan serio como la violencia obstétrica.

Desde que soy madre, y sobre todo, desde que entré en la blogsfera maternal, he leído casos horribles de partos, que me han dolido, me han hecho llorar, me han llegado al alma y me han dado mucha fuerza para luchar, casos que he publicado en el proyecto de Queremos Partos Respetados, casos que he leído en otros blogs y casos que me han llegado al email que no querían ser publicados.

Mi propio parto fue brutal y aún pasará mucho, mucho tiempo hasta que lo supere, pero he leído casos mucho más salvajes que bien dejan el mío como un camino de rosas.

Por todas ellas, por mí y por las que vendrán, no puedo entender ni aceptar que se hable de la violencia obstétrica como algo sin importancia o incluso como algo inexistente.

Violencia obstétrica es que te hagan una cesárea innecesárea por simple protocolo, sin razones fundadas. Los porcentajes en España concretamente están en alza, según datos del Ministerio 24% en 2003, 25% en 2005, 26% en 2007,... ¿Sabéis que datos da la OMS como aceptables? ¡ Entre el 10 y el 15% !

- Violencia obstétrica es que te hablen con desprecio, te pidan que te calles, se rían de tu plan de parto y no te respeten en tus decisiones. (Conozco casos reales de todos estos casos).

- Violencia obstétrica es que la oxitocina se haya convertido en un necesario en los partos ¿Necesario? No. Pero es estupenda para acelerar procesos de partos que pueden alargarse demasiado para gusto de los sanitarios.

Por cierto, y para quien interese, la oxitocina provoca contracciones artificiales mucho más fuertes que las naturales, la madre no suele notarlo, porque la epidural calma y anestesia, pero el bebé que está en camino es sacudido por unas fuertes contracciones que muchas veces provocan pérdidas de bienestar fetal, problemas respiratorios y cesáreas de urgencias, pues el niño en lugar de continuar descendiendo al verse afectado por estas contracciones retrocede en su camino.

- Violencia obstétrica es que te separen de tu hijo nada más nacer, a veces incluso durante horas. Horas clave para establecer una lactancia y que produce una ansiedad innecesaria tanto para el recién nacido como para la madre. Podéis consultar todos los riegos de la separación pinchando aquí (maravillosa web de El Parto es nuestro).

- Violencia obstétrica es la maniobra de Kristeller, que yo misma sufrí, y que por increíble que parezca, no sólo es tremendamente violenta y dolorosa, si no también, innecesaria. (Más información aquí)

Todos estos pasos hacen de las mujeres sujetos pasivos de sus propios partos, que desinformadas y amenazadas acceden a todo lo que les echen con tal de que todo salga bien, sin saber, que muchos de las procesos que se llevan a cabo en los hospitales son peligrosos e innecesarios. Para quien interese: Recomendaciones de las sociedades médicas y del Ministerio de Sanidad.

Para muestra, un botón:








Uno puede entrar en san Google y encontrará toda la información al alcance de su mano, además, una recomendación para quien quiere informarse y documentarse: El documental "El negocio de nacer" (entre otros muchos).

Desde Mamirami, luchamos por esta REALIDAD, desde mi propio blog, desde el proyecto Queremos Partos Respetados y proximamente desde el proyecto Nacer con libertad que estoy gestando y pronto verá la luz, para que nunca se pueda decir que la violencia obstétrica es un invento de unas pocas extremistas.

www.las-casildas.blogspost.com
Y, por cierto, aunque esto ya da para otro post, otra SORPRESA:  Dar a luz en casa es igual de seguro que parir en casa. Pero este tema, me lo guardo para otro post.

“Para cambiar el mundo, antes hay que cambiar la forma de nacer” (Michel Odent, obstetra francés)

Etiquetas: , , , , ,

2 comentarios:

A las 8 de julio de 2013, 22:25 , Blogger Vanesa ha dicho...

Que razón tienes en todo, no puedo decir más.
Creo que nunca toleraría que NADIE me hablara así, en ninguna circunstancia de mi vida, sea médico, jefe, marido, padre, madre, policia...¿porque tolerarlo en esos momentos?
No entiendo que esta gente se llamen profesionales

 
A las 11 de julio de 2013, 19:14 , Blogger Deborah ha dicho...

Yo estuve un año con las costillas inflamada, me moría de dolor. No podía reírme, porque sentía que me iba a partir en dos. Me dijeron que dejase pasar el tiempo, que se me pasaría. Y un buen día, topé con un médico sustituto, le dije que se me habían subido en la panza para apretar y que naciera mi primer hijo... y me dijo que era por eso...

 

Publicar un comentario

En Mamirami nos encanta leerte, déjanos tu comentarios :)

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal