<data:blog.pageTitle/>

This Page

has moved to a new address:

http://www.mamirami.es

Sorry for the inconvenience…

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
Mamirami: Cuando el deseo de dar de mamar es inquebrantable: Relactanción e Inducción

martes, 19 de marzo de 2013

Cuando el deseo de dar de mamar es inquebrantable: Relactanción e Inducción

Siempre me ha parecido apasionante la idea de relactar e induccir la lactancia, y siempre me había preguntado si realmente ambas opciones son realmente posibles. Pues señores y señoras: A la pregunta ¿Es posible relactar a un bebé? La respuesta es, sin duda, sí. ¿Es posible dar de mamar si no he estado embarazada? La respuesta también es un enorme sí.


Durante un tiempo he estado pidiendo testimonios a mamás que hayan pasado por esta experiencia, y sin duda, los he encontradon y aquí os los plasmo. Pero antes de nada, ¿Tenemos claro qué es la relactación y la inducción a la lactancia?

Relactanción:

Hablamos de relactación cuando tras una pausa en la lactancia, ya sea de forma parcial o total, podemos volver a una lactancia exclusiva.

Las tres armas fundamentales para llevar a cabo una relactación son: información, constancia y ganas, muchas ganas.

Inducción a la lactancia:

Con inducción a la lactancia esamos refiriéndonos a establecer una lactancia cuando la mamá no ha estado embarazada, por ejemplo, en los casos de padres adoptivos o en el caso de parejas de dos mujeres en la cual, ambas quieren amamantar.

La producción de leche se prepara e inicia durante el embarazo y el parto como resultado de los cambios hormonales que se producen en la mujer, cuando no existen esta revolución hormonal en la mujer, la succión induce progresivamente los cambios hormonales necesarios para poder efectuar una lactancia.

Las claves para el éxito:

Hay que poner al pequeño a mamar con mucha frecuencia: En este caso, la constancia es un arma poderosa. A más succión, más producción.

Favorecer el contacto piel con piel es otra pieza clave: aparte de los beneficios que supone para el bebé estar pegadito a mamá, el contacto entre madre e hijo es una gran aliada para la lactancia materna.

En la misma línea que el contacto piel con piel, el colecho es otra gran ayuda, pues la prolactina, la hormona que fabrica la leche, se segrega más por las noches y las tomas nocturnas sirven para incentivar y aumentar la producción de leche; además, por la noche, adormilados, los bebés suelen encontrarse más dispuestos a mamar.

La ayuda de un profesional (como una asesora de lactancia, consultora...) es fundamental para guiarte y ayudarte en este camino.

En caso necesario recurrir a Galactogogos (sustancias que aumentan la producción de leche) es una buenísima idea. Los puedes encontrar naturales y farmacológicos, en internet hay mucha información sobre ellos, aquí por ejemplo.

Hacerte con un buen sacaleches también es una buena baza, ya que va a ser uno de tus aliados, aseguráte de que es eficaz.

En los casos concretos de Relactación, es muy importante ser consciente de porque falló la lactancia en un primer momento para poder corregir los problemas inciales.

La confianza en ti misma y la seguridad de que puedes hacerlo es otro punto esencial. Debes verte como una mamá dadora de leche que se siente como tal. Cuanta más seguridad y confianza, más posibilidades de éxito.

Para ayudar en el camino y que el pequeño pase más tiempo al pecho, un relactador es una muy buena idea:


Se trata de un recipiente donde se introduce la leche previamente extraída o leche de fórmula y se cuelga al cuello de la madre, de él, salen dos sondas, las cuales se ubican al lado del pezón sujetándolas con un poco de esparadrapo o similar. Estas dos sondas van a parar a la boquita del niño.
Es una gran idea, porque a la vez que el pequeño succiona y extrae alimento, está estimulando el pecho de mamá.

Puedes conseguir un relactador en tiendas o fabricar uno casero tú misma. (Si queréis más información, Silvia, la autora del blog Creciendo con Emma tiene un post completísimo en el que habla del tema, podéis verlo pinchando aquí.)

Tiempo necesario:

No existe un tiempo definido, es imposible dar una pauta fija, ya que dependerá de múltiples factores como por ejemplo, en la inducción influyen factores como si la mamá a dado el pecho anteriormente o si ha estado embarazada, y en el caso de la relactación, dependerá también de si la lactancia ha sido totalmente interrumpida o no, de qué cantidad de pecho y qué cantidad de leche de fórmula tome el niño, de la edad del bebé, del intervalo entre tomas etcétera.

Conclusiónes:

Carlos González, pediatra por el que siento gran admiración, dice estas palabras en su libro “Un regalo para toda la vida”:

“La lactancia materna no es una delicada flor de invernadero, sino una de las funciones más robustas de nuestro organismo”

Esto es, que cualquier madre (salvo en casos muy puntuales y excepcionales) con ganas y deseo de lactar puede hacerlo, somos mamíferas y como tales, en nosotras, está implícito el poder de alimentar y criar a nuestras crías.

No olvidéis:

Un mal inicio no tiene por qué significar el fin de la lactancia.

Somos tan poderosas, que podemos alimentar a nuestros hijos aún cuando no los hemos parido nosotras mismas. 

Testimonios que dan un enorme SI, se puede: 
 


-La historia de África: Cuando leí la historia de África me emocionó tanto que quería incluirla la primera en este post, así que pedí permiso a Eloísa y aquí os la plasmo: Una inducción a la lactancia de una mamá adoptiva con muchas ganas de dar lo mejor a su hijo. Podéis leer esta historia en el Blog Una maternidad diferentes pinchando aquí. Gracias Eloísa por tus aportaciones a este post :).

- El testimonio de Deborah: Su historia me llegó por email a través de una amiga y la agradezco mucho su colaboración la cual, por cierto, ha hecho con muchas ganas y mucho mimo, no os perdáis su historia, en ella cuenta como un problema con el frenillo y un inicio de lactancia duro no fue inpedimento para que la lactancia se estableciera y a día de hoy continúe siendo un éxito:

 
Bruno nació en Alcalá de Henares, en el Hospital Universitario y bueno, el parto fue muy respetuoso con nosotros y totalmente natural, sin epidural, sin oxitocina,... Nada más nacer estuvimos piel con piel en todo momento y yo le ofrecí el pecho enseguida pero él no se "enganchaba". A las pocas horas empezó a cogerse pero me hacía daño. No dejaba de llorar, día y noche, y es que, al no tomar bien el pecho se quedaba con hambre. Cuando ya tenía los pezones agrietados y pelados, pedí ayuda a las enfermeras y matronas... "Ponte así", "Ponte asá", "Corrige la postura" Eso es todo lo que me decían, pero me seguía doliendo y el niño seguía llorando...

Yo me acordaba que había leído que la lactancia no duele, así que estaba convencida de que algo no iba bien.

Me proporcionaron un extractor de leche en el mismo hospital, y me estuve sacando leche. Era tan poca que accedí a darle leche de fórmula en jeringuilla.

Después, en casa, seguí sacándome la leche, pero no conseguía más de 30ml cada vez. Así que la pediatra me recomendó leche de fórmula. Yo sabía que podía ser el frenillo porque una buena amiga me había hablado de ello. 

El caso es que a la semana de nacer Bruno tuve que mudarme a Barcelona y cambiar de pediatra. Nada más comentarle el tema de que el peque no se enganchaba a la teta la pediatra le miró el frenillo y nos hizo un volante para el hospital. No me dio muchas esperanzas de que se enganchara una vez cortado el frenillo porque ya estaba tomando biberón y la succión era diferente para el pecho pero yo no desistí, todo y que me dieron fecha para cuando el niño ya tuviera 2 meses.

Me sacaba leche tres veces al día y apenas conseguía entre 60ml y 90ml. Sabía que tenía que hacerlo con más frecuencia. Había leído que cuanto más te extraes, más produces. Pero no encontraba tiempo para hacerlo, y, al no tener casi apoyo de mis familiares, no lo hacía todo lo que me hubiera gustado. Era algo así como "¿otra vez vas a sacarte leche?, tardas mucho y total no consigues mucha cantidad, déjalo ya...

Pero no me rendí.

Llegó la intervención. Duró un segundo y lloró bastante. Esa primera semana le fui ofreciendo el pecho varias veces al día y a los cuatro o cinco días de haberle cortado el frenillo se cogió al pecho y tomó leche directamente por primera vez. Tenía dos meses y una semana. 

Ese fue el último mes que tomó leche de fórmula. Se la fui retirando poco a poco y cada vez le daba más pecho. Hasta que un día salí a dar un paseo y me di cuenta de que no había cogido ni biberones ni leche en polvo, porque ya no nos hacía falta. Y desde entonces hasta hoy.

Hoy Bruno tiene 8 meses y una semana y sigue tomando pecho junto a su alimentación complementaria. No tengo ningún problema de producción de leche, la cantidad es justo la que él necesita y esperamos que dure mucho tiempo.










- El testimonio de Raquel: Contada con todo lujo de detalles, ella deja claro su mensaje: Conseguir una lactancia exclusiva después de dar biberones no es imposible.  Ella mismo me dijo que cuando añadiera su historia anotara que a día de hoy la lactancia con su peque de 13 meses continúa. Podéis leer su historia (que os encantará seguro) en su blog Cuando los sueños despiertan, pinchando aquí

- El testimonio de Pilar: Su historia te deja un sabor amargo cuando empiezas a leerla, para terminar pensando ¡ Menos mal que no fue nada ! Una semana ingresada en el hospital con neumonía al poco tiempo de nacer el paque no fue en absoluto inmpedimento para conseguir una lactancia exitosa a pesar de que su hijo tuvo que alimentarse una semana con biberón. Podéis leer la historia de Pilar en su blog Todo un mundo peques pinchando aquí.

- El testimonio de Alba: Ni los biberones, ni las grietas, ni las mastitis que la acompañaron al principio del viaje sirvieron para que esta mamá desistiera de dar el pecho. Su relato está impregnado de valentía y de decisión, de decir quiero y puedo dar el pecho. Podéis leer su historia de valentía y tesón pinchando aquí.

Etiquetas: , ,

12 comentarios:

A las 19 de marzo de 2013, 16:31 , Blogger Pilar / todomundopeques ha dicho...

Mil gracias por el post y por contar conmigo y con el peque para ello... Un gustazo y espero que anime y de fuerzas a muchas mamás.
Bss

 
A las 19 de marzo de 2013, 16:44 , Blogger adormir ha dicho...

Me han dejado alucinada estas experiencias preciosas y llenas de coraje de estas mamas decididas!! Me ha encantado este port tuyo! Esta cargado de información y bonitas declaraciones. No sabia que una mujer sin embarazo pudiera despues amamantar igualmente... Increible. Un abrazoo

 
A las 20 de marzo de 2013, 8:23 , Blogger Monstrua ha dicho...

Ains... a ver cómo me va a mí la cosa...

 
A las 20 de marzo de 2013, 12:14 , Blogger Raquel ha dicho...

Gracias por contar conmigo!
Esta genial teta, te curras todo mogollón!
Un besito

 
A las 20 de marzo de 2013, 12:36 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo también relacte es duro pero vale la pena. Ya llevamos 2 años de lactancia. Por favor no se rindan ante baches y dificultades, es posible!!!!!

 
A las 25 de marzo de 2013, 22:10 , Blogger Un saltamontes en mi cama ha dicho...

Me ha gustado tu entrada. Espero que aquellas mamás que encuentran dificultades pero quieran conseguir mantener la lactancia puedan encontrar el apoyo necesario. La información. La confianza.
Un beso

 
A las 27 de marzo de 2013, 10:05 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Exacto, justo eso, la información y la confianza son piezas claves :) ¡ Un besote !

 
A las 27 de marzo de 2013, 10:05 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Encantada de leerte :) ¡ Enhorabuena por tu lactancia :) !

 
A las 27 de marzo de 2013, 10:06 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Gracias cielo :) ¡ Un placer contar contigo :) !

 
A las 27 de marzo de 2013, 10:06 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

Con ganas, todo se puede :) Cualquier cosa, ya sabes dónde estoy :)

 
A las 27 de marzo de 2013, 10:07 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

¡ Muchísimas gracias :) ! Es impresionante que se pueda dar de mamar sin ni siquiera estar embarazada ¿Verdad? Así somos de maravillosas las mujeres ;) ¡ Besotes !

 
A las 27 de marzo de 2013, 10:11 , Blogger Elena Mejías Sánchez ha dicho...

¡ Muchas gracias a ti por colaborar :) ! ¡ Besotes guapa ;) !

 

Publicar un comentario

En Mamirami nos encanta leerte, déjanos tu comentarios :)

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal